Cuidados de la piel del bebe

Cuidados de la piel del bebe

Lo primero que hay que tener en cuenta es que siempre estamos expuestos al sol aun si el día está nublado....

Es muy importante cuidar la piel del bebé en toda época del año, pero principalmente en temporada estival, pues cada exposición a los rayos solares es acumulativa y puede causar daños irreversibles.

Para aprender a cuidar la piel del bebé, la doctora Aliza Lifshitz, con práctica de medicina familiar en Los Ángeles, columnista y autora del libro Mamá sana, bebé sano, nos brinda algunas recomendaciones importantes.

"Lo primero que hay que tener en cuenta es que siempre estamos expuestos al sol aun si el día está nublado. Por eso es muy importante tomar precauciones en cada salida fuera de casa, especialmente con los bebés, cuya piel es particularmente delicada", explica Lifshitz.

Características

La piel del bebé es muy tersa, delgada, permeable y frágil. Es normal que presente enrojecimiento con cierta erupción cutánea, grietas o escamas en algunas zonas debido a la rozadura del pañal, la ropa u otros agentes externos.

Cuidados de la piel del recién nacido

La primera recomendación importante por parte de Lifshitz es que un bebé menor de 6 meses no debe ser expuesto directamente al sol. Pasado este período crítico, lo más importante es evitar las quemaduras, pues aumentan las posibilidades de cáncer vasocelular hasta predisponer a padecer melanoma (tumor extremadamente maligno). Para ello se debe tener en cuenta:

Que las exposiciones sean breves evitando las horas de sol más intenso (mediodía a 5:00 p.m.)

Utilizar siempre protectores solares especiales para bebés y/o niños, con un índice de protección igual o mayor a 15, de preferencia resistentes al agua, el cual debe aplicarse al menos 30 minutos antes de la exposición.

Otros cuidados

Adicionalmente, para evitar la resequedad extrema, alergias y rasquiña, la especialista recomienda:

Temperatura moderada

Abrigar al niño con sentido común, evitando temperaturas extremas, ya que el sudor o el frío aumentan las irritaciones.

No abusar del uso de calefacción o ventilación porque resecan la piel.

Evitar los cambios bruscos de clima, optando siempre por temperaturas medias.

Con las prendas

Evitar el uso de fibras sintéticas, utilizando de preferencia prendas de algodón e hilo en áreas de contacto con la piel.

Lavar las prendas antes de usarlas, utilizando siempre detergentes especiales para bebés.

Toda tela que entre en contacto con el niño —como sábanas, toallas y las blusas de la madre si es que está amamantando— debe igualmente lavarse con detergentes especiales.

El baño

Bañar al bebé con agua templada, máximo por 10 minutos

No es necesario el uso de jabón ni champú, pero si los utiliza, que sean especiales para bebés.

Secarlo sin frotar la piel evitando dejar zonas húmedas.

Si el bebé tiende a tener resequedad, aplicarle una loción humectante o crema hidratante apropiada.

evite la irritación por el pañal

Se recomiendan cambios frecuentes de pañal para evitar el contacto prolongado con la orina y las heces. Lavar la zona con agua y jabón, secarla sin frotar y aplicar la crema especial que contenga óxido de zinc.

Es también recomendable dejar descubierta la zona genital para que reciba aire y evitar el calzón de hule muy apretado porque impide la transpiración.

Si usa pañal de tela, se debe lavar muy bien, por lo menos dos veces.

Evitar el uso de talcos y lociones que no cumplan ninguna función adicional a dar un rico aroma, ya que pueden generar irritaciones.

Otros cuidados importantes

Mantener cortas las uñas del bebé para que no se rasque o lastime si siente comezón por alguna erupción cutánea.

Suministrar con precaución el repelente para insectos; de acuerdo con la edad varía la concentración y aplicación.

Si hay mascotas en el hogar como perros y gatos, evitar el contacto directo con los bebés, pues son otra fuente de alergia.

A medida que el bebé va creciendo, se le debe enseñar buenos hábitos de limpieza y autohigiene como lavado de manos y dientes.

Si observa alguna alteración en la piel del bebé o del niño, picor, eczema, ronchas, etc. no dude en consultar al dermatólogo o pediatra, pues muchas enfermedades de la piel se inician a esta edad, pero pueden mejorar con un tratamiento adecuado y oportuno.

Exposición por accidente

La doctora Lifshitz enfatiza la importancia de cuidar a los niños del sol siempre que salgan de su casa; sin embargo, puede ocurrir por accidente una exposición prolongada al Astro Rey. En este caso, las recomendaciones son las siguientes:

Cuidar que no se deshidrate por pérdida de líquidos.

Si presenta ardor, aplicar una crema que tenga hidrocortisona que se vende sin receta.

Si presenta fiebre o vómito, acudir de inmediato al médico, ya que puede sufrir insolación.

Lifshitz afirma que la etapa crítica en el cuidado de la piel son los seis primeros meses; sin embargo, las precauciones anteriormente descritas se deben seguir de manera rigurosa por lo menos hasta los 2 años de edad, sin descuidar a futuro, ninguno de los aspectos anteriores.

Todo lo descrito anteriormente se refiere al cuidado de la piel en niños sanos sin dermatitis, eczema ni ninguna otra patología. En caso de que su niño presente una anomalía permanente o severa, su pediatra o dermatólogo será el encargado de evaluar el caso.


Patrocinados
Disfruta de tu cuerpo y luce más guapa con quierete.com. Un año más ofreciendote el mejor contenido.
Copyright © 2003-2018 Quierete.com. Todos los derechos reservados.

contacto - datos identificativos - aviso legal - publicidad