Preparación para el embarazo

Preparación para el embarazo

Anteriormente se creía que el embarazo dependía solamente de la mujer y en ella recaían todas las responsabilidades de la salud del bebé.

Ahora eso ha cambiado bastante porque la responsabilidad es de la pareja y de los dos depende que genéticamente un nuevo bebé presente o no problemas durante su desarrollo.

Una vez que han decidido tener un hijo, tú y tu pareja deben prepararse por lo menos cuatro meses antes de empezar a intentar tener hijos. Esta preparación consiste en quitar por completo las bebidas alcohólicas, el cigarrillo, la utilización de drogas, sustancias tóxicas y la mala dieta alimenticia de sus rutinas diarias, para que puedan producir un espermatozoide y un óvulo sano.

En tu caso, si estás pensando en quedar embarazada, tu preparación va a ser un poco más rígida que la de tu pareja. Primero debes empezar por cuidar tu cuerpo y tus hábitos. No es recomendable que consumas bebidas alcohólicas ni antes ni durante el embarazo, porque el tan solo tomar una bebida alcohólica ligera o moderada puede dañar el desarrollo del feto y aumentar las posibilidades de que tu bebé nazca con el Síndrome Alcohólico Fetal (en inglés, Fetal Alcohol Syndrome), lo cual podría originar defectos físicos o mentales a tu futuro hijo.

Durante el periodo previo al embarazo es aconsejable que consumas ácido fólico, también conocido como vitamina B, que puedes encontrar en las naranjas, los vegetales verdes, el hígado, las arvejas, los frijoles, panes integrales y en algunos cereales. Recuerda que el ácido fólico es de vital importancia para ti y tu bebé, y además ayuda a reducir los defectos en el desarrollo del cerebro y la columna vertebral del feto. Es recomendable que agregues ácido fólico a tu dieta por lo menos un mes antes del embarazo.

Las píldoras anticonceptivas o el DIU afectan tu nutrición, disminuyen tus niveles de zinc, magnesio, vitamina A y B, por eso tu médico necesitará saber detalladamente qué métodos anticonceptivos has estado utilizando, con el fin de que le facilites su labor y para que te pueda dar algún complemento que nivele los minerales y vitaminas en tu cuerpo.

El médico te examinará a ti y a tu pareja para ver qué tipo de alteraciones podrían tener o si presentan enfermedades como, herpes, gonorrea, clamidia y micoplasmas entre otras. También les realizará una prueba para ver si han sido vacunados contra de la rubeóla y la hepatitis B. Adicionalmente se les hará una prueba de enfermedades de transmisión sexual (incluyendo HIV).

Si tienes sospechas de que tú o tu pareja son transmisores de algún desorden genético, también se pueden hacer un análisis genético para encontrar cuáles son y poder decidir junto con tu pareja si deseas recurrir a la inseminación artificial o no optar por el embarazo como un medio para tener hijos.

El desarrollo de un buen embarazo y un bebé saludable son el resultado de la preparación y el cuidado que tú y tu pareja tuvieron antes de haber iniciado un embarazo. No olvides que un embrión sano es sinónimo de unos padres sanos.


Patrocinados
Disfruta de tu cuerpo y luce más guapa con quierete.com. Un año más ofreciendote el mejor contenido.
Copyright © 2003-2018 Quierete.com. Todos los derechos reservados.

contacto - datos identificativos - aviso legal - publicidad