La Lactancia

La Lactancia

Los hallazgos indican que la lactancia puede reducir el riesgo de una madre a desarrollar varias condiciones médicas, entre ellas el cáncer de los ovarios y el cáncer de mama

LA ACADEMIA Americana de Pediatría (AAP), que durante años se ha expresado a favor de la lactancia, emitió una versión revisada de su política sobre "Lactancia y el uso de leche humana" para sustituir su política existente, desarrollada en 1997. Las nuevas recomendaciones reflejan los hallazgos de nuevos estudios sobre la importancia de la lactancia.
Los estudios realizados a los bebés proveen evidencia de que la lactancia puede reducir la incidencia o la severidad de condiciones tales como la diarrea, las infecciones de los oídos y la meningitis bacteriana. Algunos estudios también sugieren que la lactancia puede ofrecer protección contra el síndrome de muerte súbita (SIDS, por sus siglas en inglés), la diabetes, la obesidad y el asma, entre otras condiciones.

Los hallazgos indican que la lactancia puede reducir el riesgo de una madre a desarrollar varias condiciones médicas, entre ellas el cáncer de los ovarios y el cáncer de mama y posiblemente disminuir el riesgo de sufrir fracturas de caderas y desarrollar osteoporosis en el periodo posmenopáusico.

El aumento en la lactancia también tiene el potencial de reducir en $3,600 millones los costos anuales de salud en Estados Unidos, disminuir el ausentismo de los padres de sus empleos, reducir la carga ambiental de desechar latas y botellas de fórmula para bebés y bajar el consumo de energía necesario para producir y transportar dicha fórmula.

Aunque las tasas de iniciación en la lactancia han aumentado a un ritmo constante desde 1990, se ha registrado poco o ningún aumento en la cantidad de personas que practican la lactancia exclusivamente (no agua, jugo, ni otro tipo de leche o comida) durante el mismo periodo. De forma similar, la proporción de infantes que toman solamente leche materna aproximadamente hasta los seis meses ha aumentado a un ritmo mucho más lento que el de los infantes que recibieron una combinación de alimentos (leche materna y fórmula para bebés).

Las recomendaciones de la nueva política incluyen:

•Practicar exclusivamente la lactancia durante aproximadamente los primeros seis meses y dar apoyo a la lactancia durante el primer año o más, siempre que lo deseen tanto la madre como el niño.

•La madre y el infante deben dormir cerca uno del otro, para facilitar la lactancia.

•Se recomienda a las madres que se practiquen el autoexamen del seno para detectar protuberancias durante la lactancia, no sólo después del destete.

•Apoyar los esfuerzos de los padres y los tribunales para asegurar que se continúe con la lactancia en casos de separación, custodia y derechos de visita.

•Los pediatras deben aconsejar a las madres adoptivas sobre los beneficios de la lactancia inducida a través de terapia con hormonas o estimulación mecánica.

•Reconocer y trabajar con la diversidad cultural en las prácticas de lactancia.

•Un pediatra u otro profesional de la salud con experiencia y conocimiento debe evaluar a un recién nacido amamantado entre los 3 y 5 días de nacido, y a las 2 ó 3 semanas de nacido, para asegurarse de que el infante se está alimentando y creciendo bien


Patrocinados
Disfruta de tu cuerpo y luce más guapa con quierete.com. Un año más ofreciendote el mejor contenido.
Copyright © 2003-2018 Quierete.com. Todos los derechos reservados.

contacto - datos identificativos - aviso legal - publicidad