Moda Gaudí 2005

Moda Gaudí 2005

El aire de los 80 lo trae el sevillano Pedro de la Rosa. Hombres vestidos como las primeras tribus urbanas...

Los creadores emergentes ponen fin a la Pasarela Gaudí

Diez firmas emergentes pusieron, el viernes 4, el punto y final a la semana de la moda de Barcelona. Desfilaron, una tras otra, un sinparar de nuevas ideas sobre moda. La imaginación vuela para crear nuevos aires y estilos totalmente diferentes. Eduard Ballester, para la firma EBP, introdujo la política en el mundo de la moda. En su colección Vota’m el hombre comienza a formar parte de la vorágine política. Chaquetas con cuatro mangas, hombros que se desmontan a través de una hilera de botones, cinturillas cruzadas en los pantalones y mangas kilométricas son algunas de las características de la colección. Prendas con estampados en rayas, cuadros, mosaicos, el estampado funky pop y fantasía y en materiales cómodos como la lana, el algodón y la pana.

Los lisos los ha empleado Mamen Caparrós en sus creaciones. Negros, grises y algún crudo para representar la armonía del ballet. Busca una silueta que comporta rigidez y se sirve del algodón, la pana y las sargas, que aportan calidez, y de tejidos fríos como la seda y la lana.

Para Hignio Mateu ha sido imprescindible el color chocolate. Sus prendas para vestir a la mujer son extremadamente femeninas y estudiadas. Combina tejidos, lanas gruesas, paños multicolor, teñidos de turquesa, verde oliva, marrones y sobretodo chocolate.

El aire de los 80 lo trae el sevillano Pedro de la Rosa. Hombres vestidos como las primeras tribus urbanas. Colores chillones, rallas y diseños algo más que escandalosos. De la Rosa ha trabajado el algodón, la loneta y el tejido satén.

En una línea, también, chillona podemos colocar los trajes de Luxior para hombre. La colección Electric Winter, creada por Víctor y Antoine, presenta un hombre fresco, espontáneo, moderno, viajero y cosmopolita. Según definen ellos, un antihéroe independiente vestido con colores que se ven a leguas y formas casi imposibles.

La colección más sexy y pícara es la de Kathe Jacob, se llama Pirata y es la segunda de su currículum. Ha creado trajes de noche para las mujeres en tejidos sedosos malvas y rosados. Para las prendas de abrigo usa la lana virgen en marrones y verdes. Los abalorios étnicos y las plumas ponen el punto exótico y colorista de la colección.

También son sexys las prendas que presenta Guillermo Llobet. El diseñador madrileño ha puesto énfasis en el negro y en los volúmenes y las caídas que dibujan el cuerpo de la mujer.

Contrariamente a la feminidad de Llobet y Jacob encontramos el interés de Oscar León por aportar masculinidad a los diseños de mujer. Según él la mujer necesita conocer el armario masculino. Juega con el blanco, el negro y el rojo.

Gori de Palma crea con la misma inspiración para el hombre y para la mujer. Su colección I love Las Vegas bebe directamente de los uniformes del personal de los casinos, de sus mejores clientes, de los teddy boys, de los rockabillyes, etc. Un estilo macarra y elegante concretado en americanas con logotipos de los casinos y de los puticlubs, pitillos de tiro largo y camisas, cazadoras tejanas muy western... todo muy entallado.

Entalladas son las prendas que Anjara crea para la mujer. Juega con influencias que van des de el Pop-Art a las superheroínas de los cómics de los ’70. Trabaja con la micro pana, la lana y el cuero en colores negro, gris, verde oliva, verde oscuro, marrón chocolate y granate. Además, toman importancia las figuras geométricas triangulares.

Esta lluvia de nuevas ideas ha dado por terminada la Barcelona Fashion Week, durante la cual hemos sido testigos de las colecciones de los grandes modistos para el otoño-invierno 2005-2006. Barcelona continua siendo un punto de referencia importante, le pese a quien le pese.


Patrocinados
Disfruta de tu cuerpo y luce más guapa con quierete.com. Un año más ofreciendote el mejor contenido.
Copyright © 2003-2018 Quierete.com. Todos los derechos reservados.

contacto - datos identificativos - aviso legal - publicidad