Exfoliación natural

Exfoliación natural

La piel para hallarse sana debe limpiarse cada cierto tiempo, para así eliminar las toxinas e impurezas, para ello se recomienda la exfoliación, técnica de la cosmética que permite regenerar las células, suavizar y dar mayor luminosidad de la piel tanto facial, como corporal.

Exfoliar es retirar de la piel las células muertas, en otras palabras es eliminar las impurezas, que yacen sobre la dermis. Esta acción permite que la circulación sea más efectiva, se suaviza la piel, y relaja a la persona que recibie este tratamiento muy empleado en el mundo de la cosmética.

Entre los principales beneficios de la exfoliación es que activa la regeneración celular lo cual fortifica la piel, asimismo produce elasticidad.

Unos de los mitos en relación a la exfoliación, es que esta se realiza no solamente en el rostro, además, se puede hacer en el cuerpo; se recomienda que se exfolie las pieles maltratadas, arrugadas, resecas, con marcas del acne, entre otras.

El momento ideal para realizar una exfoliación es durante el baño, en la ducha, se debe aplicar un producto exfoliante hecho a base de ingredientes naturales, luego masajear en diferentes regiones del cuerpo y el rostro. Es de esta manera, que se regeneran los tejidos, se eliminan las toxinas y las impurezas.

Los masajes deben hacerse en forma circular sobre las caderas, vientre, codos, piernas, brazos, rodillas, tobillos, etc.
Después, el producto se retira con agua, para tener mayores resultados.

No existe una temporada especial del año, en el cual uno pueda exfoliarse, todo dependerá de la necesidad de la piel de la mujer para hacerlo.

Sin embargo, cabe señalar que resulta beneficioso para la piel, exfoliarse después de un bronceado natural, pues suaviza la piel, y le otorga la apariencia de luminosidad.

Otro momento ideal, para exfoliar la piel, es antes de comenzar un tratamiento facial o corporal, ya que la piel luego de una limpieza integral, queda lista para recibir cualquier tipo de producto para mejorar la dermis.

En el verano la exfoliación se puede realizar semanalmente, mientras que en invierno cada dos semanas, es decir cada quince días, este rango dependerá de acuerdo al tipo de piel, en caso que se trate de una delicada, la exfoliación será cada veinte días, en pieles mixtas a resistentes será en el tiempo ya señalado.


Patrocinados
Disfruta de tu cuerpo y luce más guapa con quierete.com. Un año más ofreciendote el mejor contenido.
Copyright © 2003-2018 Quierete.com. Todos los derechos reservados.

contacto - datos identificativos - aviso legal - publicidad