Suelo para jardines

Suelo para jardines

El desarrollo eficaz de un cultivo dependerá en gran medida del tipo y de las condiciones del suelo, por ello antes de sembrar, es necesario realizar un breve estudio de cuál es el estado del suelo.

Para cultivar un bello jardín se debe considerar en primer lugar el tipo de suelo. Para determinar si este es óptimo se debe fijar los siguientes aspectos: la profundidad, la estructura, la capacidad de retención de agua y minerales, la cantidad de componentes orgánicos (humus), entre otros.

Para determinar la profundidad, es necesario cavar para ubicar la presencia de rocas o arcillas, estos constituyen un elemento que imposibilitará el crecimiento libre de las raíces. Para lograr ello se debe cavar hasta verificar si existen superficies compactas o duras que no permitan que el cultivo se desarrolle. En caso se llegué ubicar una zona dura, se aconseja añadir tierra vegetal y con ella tratar de romperla.
Para mejorar la estructura del suelo se recomienda colocar sobre él, humus el cual está compuesto por minerales orgánicos, capaces de dar los nutrientes necesarios para que el cultivo se pueda desarrollar.

Los suelos con un alto índice de arena son muy difíciles de retener líquidos como el agua y otras soluciones. Para mejorar los suelos arenosos se recomienda integrar humus a su composición, esto dotará de una gran cantidad de minerales, entre otros nutrientes orgánicos.

Los suelos con capas duras, arcillosos y arenosos, no presentan un buen drenaje, esto termina por fermentar las raíces. Para mejorar el drenaje se recomienda instalar tubos de drenajes que permite desaguar el cultivo.

Los suelos arenosos, no retienen los nutrientes para desarrollar los cultivos, muchas veces se pierden los esenciales componentes como el potasio, el nitrógeno, azufre, entre otros. Se puede mejorar ellos colocando minerales orgánicos como estiércol, compost, etc.

El suelo cultivado constantemente resulta ser más vulnerable a la aparición de hongos que habitan en la superficie, como por ejemplo los gusanos microscópicos que se encargan de destruir lentamente la raíz, también conocidos como nematodos, y los gusanos grandes presentes en la hierba mala.


Patrocinados
Disfruta de tu cuerpo y luce más guapa con quierete.com. Un año más ofreciendote el mejor contenido.
Copyright © 2003-2018 Quierete.com. Todos los derechos reservados.

contacto - datos identificativos - aviso legal - publicidad