Cuidado del Cordon Umbilical

Cuidado del Cordon Umbilical

Después del nacimiento, el cordón umbilical se sujeta con una pinza especial y se corta cerca del cuerpo del bebé en un procedimiento indoloro, quedando el muñón umbilical.

Es importante mantenerlo limpio y seco. Dobla la parte de arriba del pañal hacia abajo, destapando el ombligo y el muñón para que quede expuesto al aire y no esté en contacto con la orina (o compra pañales para recién nacidos que ya vienen recortados). Cuando se caiga el muñón umbilical, puede que notes un poco de sangre en el pañal. No te asustes, porque esto es normal. Mientras no se le caiga el muñón, evita darle baños en la tina, y dale sólo baños de esponja.

En los días más cálidos, ponle simplemente un pañal y una camiseta suelta para que le circule más el aire y se seque más rápidamente el ombligo. Evita las camisetitas de una sola pieza hasta que se le haya caído el muñón, y nunca trates de quitárselo, aunque parezca que sólo está colgado de un hilillo.

A veces, después de que se seca y se cae el muñón umbilical, quedan algunos pedacitos de piel nudosa, los cuales podrían desaparecer por sí solos o requerir tratamiento médico. Estos "granulomas umbilicales" no son serios ni contienen terminaciones nerviosas, por lo cual, si hay que hacer cualquier tratamiento, éste sería indoloro para el bebé.

En cuanto a la práctica tradicional de rociar el cordón umbilical con un algodón mojado en alcohol, las ventajas no son tan claras. Cuando nazca el bebé, tu médico o comadrona rociará la zona umbilical con un antiséptico después de prender y cortar el cordón para prevenir una infección. Se ha recomendado durante años que una vez en casa, la madre limpie la base del muñón umbilical con un pedacito de algodón o gasa mojado en alcohol, una o dos veces al día. Hay muchos pediatras que aún siguen sugiriendo esta práctica, pero otros piensan que es más eficaz dejar que el cordón se seque al natural. La recomendación cambió después de que un estudio realizado en Ontario, Canadá, por Hamilton Health Sciences Corporation, demostró que los cordones umbilicales que no recibían ningún tratamiento cicatrizaban en ocho días, mientras que los que eran rociados con alcohol tardaban 10 días en caerse. (Ninguno de los 1.800 recién nacidos que participaron en el estudio desarrollaron infecciones del ombligo.)

La pediatra Carol A. Miller, profesora clínica de pediatría en la Universidad de California en San Francisco, dice que ella sigue recomendando la aplicación del alcohol porque a muchos padres les desagrada el olor y la textura pegajosa que a veces resultan de no usarlo. "Es dudoso si la ventaja de uno o dos días vale o no la pena", dice la doctora.

Si no estás segura qué método debes usar, consúltalo con el doctor.


¿Cuáles son los síntomas de una infección?


Llama a tu médico si:

• Tu bebé tiene fiebre o se ve enfermo.

• El ombligo del bebé y el área que lo rodea están hinchados y rojos.

• Hay pus en la base del muñón umbilical.


Patrocinados
Disfruta de tu cuerpo y luce más guapa con quierete.com. Un año más ofreciendote el mejor contenido.
Copyright © 2003-2018 Quierete.com. Todos los derechos reservados.

contacto - datos identificativos - aviso legal - publicidad