El problema del glaucoma

El problema del glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular caracterizada por un aumento de la presión que los fluidos dentro del globo ocular ejercen en otras partes del ojo.

Si la presión del ojo no baja, es posible que se dañe la retina y, en definitiva, el nervio óptico, lo que resulta la ceguera. Es más común en personas de más de 35 años de edad y en las personas con presión arterial alta.

Medicina Alternativa: Tratamientos holísticos

Holístico de la medicina es un sistema de atención de la salud destinados a ayudar a las personas en la armonización de mente, el cuerpo y el espíritu. Algunas de las terapias más populares incluyen la buena nutrición, el ejercicio físico, y técnicas de autorregulación incluida la meditación, la relajación y biorretroalimentación formación. Aunque los tratamientos holísticos pueden formar parte de un régimen de buena forma física, muchos profesionales afirman que no hay prueba de su utilidad en la terapia del glaucoma.

Comer y Beber

No hay estudios concluyentes que demuestren una conexión entre alimentos específicos y glaucoma, pero es razonable suponer que lo que come y bebe y de su estado general de salud tienen su efecto sobre la enfermedad.

Algunos estudios han demostrado que la ingesta de cafeína significativa en un corto tiempo puede elevar ligeramente la presión intraocular del ojo de una a tres horas. Sin embargo, otros estudios indican que la cafeína no tiene efecto significativo sobre ésto. Para estar seguro, las personas con glaucoma se aconseja limitar su ingesta de cafeína a niveles moderados.

Dado que muchos programas comerciales de dieta hacen hincapié en la importancia de beber al menos ocho vasos de agua cada día, pero para estar seguro, las personas con glaucoma son alentados a consumir agua en cantidades pequeñas a lo largo del día.

Buena Nutrición

La forma ideal de garantizar un consumo adecuado de vitaminas y minerales esenciales en la alimentación es una dieta equilibrada. Si le preocupa su propia dieta, es posible que desee consultar con su médico acerca de tomar un complejo multivitamínico o suplemento nutricional.

Algunas de las vitaminas y minerales importantes para el ojo incluye el zinc y el cobre, vitaminas antioxidantes C, E, y A (como beta caroteno), y el selenio, un mineral antioxidante. Si bien, no se ha demostrado que el glaucoma surja como resultado de la deficiencia de vitamina E, pero sí se puede decir que mejora el campo visual en la mayoría de los pacientes estudiados. La vitamina E también ha mostrado ser beneficiosa en el tratamiento de la retinopatía prematura.

Arándano

El arándano se puede tomar como un suplemento antioxidante, ya que ayuda a mantebner el ojo sano, lo protege y fortalece las paredes de los capilares, y por lo tanto, es especialmente eficaz en la protección contra el glaucoma, las cataratas y la degeneración macular. Hay algunos datos que indican que el arándano puede mejorar la visión nocturna y el tiempo de recuperación de reflejos, pero no hay pruebas de que sea eficaz en el tratamiento o la prevención de glaucoma.

Recuerde que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no ha probado remedios homeopáticos para la seguridad o eficacia. No hay garantía de que los ingredientes que contienen sean coherentes, o que son las recomendaciones de dosificación exacta. Sería un grave error el usar los medicamentos homeopáticos y evitar las terapias válidas, retrasando el tratamiento ya probado para condiciones graves. Consulte con especialista (oftalmólogo) antes de usar un tratamiento alternativo.

Ejercicio físico

Hay algunas pruebas que sugieren que el ejercicio regular puede reducir la presión del ojo por su cuenta, y también puede tener efectos positivos sobre otros factores de riesgo del glaucoma como la diabetes y la hipertensión arterial.

En un estudio reciente, las personas con glaucoma, que hacen ejercicios con regularidad durante tres meses redujeron los riesgos un 20%. Éstas personas montaron bicicletas fijas 4 veces por semana durante 40 minutos. Mejoraron la presión del ojo y su acondicionamiento físico se observó al final de tres meses. Éstos efectos beneficiosos se mantuvieron al seguir el ejercicio al menos tres veces por semana; la recuperación se perdió cuando se dejó de hacer ejercicio durante más de dos semanas.

En un estudio en curso, el glaucoma de los pacientes que caminaron rápidamente 4 veces por semana durante 40 minutos fueron capaces de reducirlo lo suficiente para eliminar la necesidad de betabloqueantes. Los resultados finales no están disponibles, pero existe la esperanza de que los pacientes con glaucoma extremadamente alta deben mantener un plan de ejercicios y seguir los beta-bloqueantes para reducir significativamente su problema.

El ejercicio regular puede ser una adición útil a la prevención de la pérdida visual por el glaucoma, pero sólo su médico puede evaluar los efectos del ejercicio de su presión ocular. Algunas formas de glaucoma (como el de ángulo cerrado) no son sensibles a los efectos del ejercicio, y otras formas de glaucoma (por ejemplo, el glaucoma pigmentario) pueden realmente desarrollar un aumento temporal de la actividad después del ejercicio vigoroso. Y recuerde: el ejercicio no puede sustituir a los medicamentos, las terapias, o a su especialista!!!

La autorregulación

Los resultados de los estudios con respecto a los cambios en el glaucoma después de las sesiones de relajación y Biorretroalimentación, han generado cierto optimismo en el control de determinados casos de glaucoma de ángulo abierto, pero se necesitan más investigaciones.



Patrocinados
Disfruta de tu cuerpo y luce más guapa con quierete.com. Un año más ofreciendote el mejor contenido.
Copyright © 2003-2022 Quierete.com. Todos los derechos reservados.

contacto - datos identificativos - aviso legal - publicidad